La invitación

Photo by Counselling–440107

Era viernes al mediodía y solo se oía el ruido de las aspas de un ventilador moribundo. Por suerte nuestro salón quedaba al pie de una enorme mata de mango que nos protegía un poco del sol de Maracaibo. Faltaba media hora para que sonara el timbre y la maestra Doris nos había dado permiso de leer o dibujar mientras ella escribía los mensajes para los papás en nuestros diarios. “Oído al tambor: los voy a ir llamando por orden alfabético para que vengan a recoger su Moral y Luces y la invitación al cumpleaños de Isabella”. Nos miramos emocionados: ya sabíamos que la fiesta sería una piscinada en el Hotel del Lago con miniteca y paseo en catamarán. “Silencio pues”, ordenó la seño mientras golpeaba el escritorio metálico con una regla.

Aunque era la última de la lista cerré el libro y guardé mis útiles en el morral. Estaba tan emocionada que no me podía concentrar. Cuando por fin llegó mi turno, me acerqué al escritorio a recoger mi diario, pero la seño no me entregó la invitación. Yo le tenía mucho miedo a la maestra Doris, que me recordaba a la señorita Rottenmeier, con sus blusas grises de cuello cerrado, sus modales bruscos y ese moño estirado que siempre llevaba. “Seño, ¿y mi invitación?”. En ese momento sonó el timbre, “¡Vayan saliendo sin empujar!” gritó. El salón quedó vacío, pero yo seguía parada al pie de su escritorio. “No, mi amor, a ti no te mandaron invitación”. Apreté mi Moral y Luces contra el pecho, recogí mi morral y salí corriendo a esconderme en el baño para que nadie me viera llorar.

Lecturas recientes: Cosas peores y Malas posturas

Cosas peores de Margarita García Robayo y Malas posturas de Lina María Parra Ochoa.

Dos colecciones de cuentos de dos autoras colombianas contemporáneas. Tienen en común que ambas narran la vida cotidiana, con sus horrores, sus contradicciones y sus tragedias, pero cada una con una voz única y distintiva.

Este es el primer libro de Lina Parra y creo que no se consigue fuera de Colombia. Margarita García Robayo ha publicado colecciones de cuentos y novelas que están disponibles en Latinoamérica y España, y tiene incluso una colección de cuentos traducida al inglés. Si les gustan los cuentos y la literatura contemporánea, anótense sus nombres en la lista.

Lecturas recientes: Por los valles de arena dorada

Foto: archivo personal

Anoche me leí este libro, es una colección de relatos de la escritora wayúu colombiana Estercilia Simanca Pushaina. Me suena raro decir que me gustó, ya que es un libro que describe los atropellos que sufren los wayúu: el hambre, la discriminación, la explotación, etc. Pero me atrapó y tuve que leerlo en una sentada. El primer cuento de la colección está disponible en el blog de la autora, los invito a leerlo y a que reflexionemos todos sobre las mil y una maneras en las que a veces hasta sin darnos cuenta contribuimos a estos atropellos y al racismo al que se enfrentan los wayúu y los demás pueblos indígenas que milagrosamente han logrado sobrevivir a pesar de siglos de maltrato y discriminación.

Manifiesta no saber firmar Nacido: 31 de diciembre de Estercilia Simanca Pushaina

Lecturas recientes: Nuestra parte de noche

Foto: archivo personal

Una novela extraordinaria y desde ya una de mis favoritas de todos los tiempos. La terminé hace un mes y todos los días me viene a la mente una imagen, una frase, una sensación que experimenté mientras la leía. Es una novela que abarca muchos de los temas que Mariana Enriquez aborda en sus relatos, así que los que han leído Los peligros de fumar en la cama y Las cosas que perdimos en el fuego saben lo que pueden esperar de Nuestra parte de noche, aunque para mí superó todas mis expectativas.

Aquí pueden leer la sinopsis oficial de la novela, que por cierto ganó el Premio Herralde el año pasado.

Les dejo también el poema de Emily Dickinson que da el título a la novela